MS-DOS sigue vivo

sábado, 12 de febrero de 2022


¿Quién dijo que MS-DOS estaba completamente obsoleto? Si bien tras la aparición de Microsoft Windows (primero como interfaz gráfica y luego como sistema operativo) este se iba a quedarse sin soporte definitivamente, todavía hay por el mundo de la internet un montón de personas que se han dedicado a seguirle dándole vida.

En el último video que subí a la fecha de publicación de esta entrada, me dediqué a navegar por varios sitios web mediante un navegador basado en una herramienta de línea de comandos que cuenta con un desarrollo activo. De ahí fue cuando me vino a la mente la idea de realizar un análisis básico sobre FreeDOS, un SO creado por fanáticos que está basado en el fiel MS-DOS, con contínuo soporte a día de hoy.

Pantalla de arranque del instalador de FreeDOS 1.2

¿Qué es FreeDOS?

Es un sistema operativo que sencillamente pretende imitar el típico y antiguo MS-DOS con los controladores y resto de dependencias actualizadas a la fecha.

Fue creado en 1994 bajo el nombre de PD-DOS, aunque a los pocos meses implementó la nomenclatura actual. Su surgimiento se da tras los inminentes anuncios de Microsoft de pasar a desarrollar únicamente sistemas operativos con interfaz gráfica (es decir, Windows) y abandonar los anteriores que no lo tenían y se basaban únicamente en una especie de símbolo con comandos. Rápidamente comenzó a servirse como una alternativa para todos aquellos que seguían en esta veterana línea filosófica de utilizar una terminal para gestionar una computadora. Y sin tener que cambiarse a sistemas de su época como PC-DOS de IBM o el antecesor de DOS, MS-UNO, por más parecidos que pudieran ser.

  

En la época de oro de Windows, MS-DOS era el núcleo que utilizaba por excelencia. De la primera hasta el Millenium, exceptuando las ediciones NT.

La primera versión estable (1.0) se lanza 12 años después, en 2006, tras haber pasado por un total de 6 fases Alpha y 9 Beta. A la fecha de hoy se encuentra en su tercer Release Candidate para la 1.3.

Si sabes algo de inglés y estás interesado en leer un poquito más de su historia, puedes acceder a ella desde su página oficial.

Diferencias en comparación al MS-DOS tradicional

La principal divergencia entre ambos es que FreeDOS es y siempre ha sido gratis y de software libre, por lo que es posible acceder a su código fuente, modificarlo y crear bifurcaciones a partir de el con la misma licencia.

Como es evidente durante el transcurso del tiempo, ha tenido que ir adquiriendo distintas adaptaciones que en ese entonces no eran imprescindibles para la mayoría de computadoras. Entre estas, se encuentran la capacidad nativa para el sistema de archivos FAT32, soporte completo para dispositivos USB, la posibilidad de cambiar el lenguaje fácilmente y abrir archivos de audio y video con los programas correspondientes, claro está.

Y es que ejecutar MS-DOS en una computadora de hoy es muy difícil (por no decir imposible) y más cuando nos estamos refiriendo a un sistema que no se actualiza desde el año 2000 (las ultima fue la 8.0, funcionando como kernel en Windows ME). Y por más que se pudiera, la falta de controladores modernos y desarrollo en materia de software es más que de manifiesto, y no se podría realizar gran parte de las tareas diarias como navegar por la web, chatear, mandar o realizar documentos en formatos noveles.

¿Tiene alguna utilidad esto a día de hoy?

No cabe la menor duda que los sistemas operativos de interfaz de línea de comandos resultaron ser todo un éxito en las épocas donde tener un ordenador en casa era un lujo, incluso cuando empezaron a comercializarse los primeros de carácter personal. Pero la llegada de utilidades como System 0.87 de Macintosh y Microsoft Windows le empezaron a dar una vuelta a toda esta dicotomía. Y actualmente hablamos de algo impensable, con excepción de entornos IT avanzados y para profesionales.

En sistemas Unix-Like como Linux cobra más vida esta "moda" de usar exclusivamente el intérprete. De hecho, algunas distribuciones enfocadas para usuarios avanzados como Arch Linux o entornos empresariales como las versiones de servidor de Ubuntu son claros ejemplos de disposiciones sin ninguna interfaz de gráficos incorporada (aunque se le puede instalar una posteriormente, claro está).

Otra excepción muy importante a considerar es que algunos fabricantes y vendedores particulares, en pos de no incorporar Windows para abaratar costos en licencias, poseen en su catálogo algunas notebooks con FreeDOS preinstalado como una opción alternativa (y así no dejarlas sin sistema operativo).

 

Varios fabricantes y vendedores en particular venden laptops con FreeDOS.


No hay comentarios:

Comentarios irrespetuosos o sin relación con la temática de la entrada serán eliminados.