SoftMaker FreeOffice, la alternativa ofimática

lunes, 12 de septiembre de 2022

Han sido varias las ocasiones en las que abarqué en este blog las alternativas que existen de Microsoft Office, principalmente LibreOffice que es la más conocida y considerada como su principal rival. En esta ocasión en particular, me gustaría hablar de una que me viene llamando la atención desde hace bastante tiempo, tanto así que en lo personal le suelo dar un uso frecuente en mis trabajos y proyectos que tengo en mente.
 
Me refiero nada más y nada menos que a SoftMaker FreeOffice, una suite ofimática derivada de su hermana mayor SoftMaker Office con la principal diferencia de ofrecerse de forma completamente gratuita y estar recortada en algunas funcionalidades. Pero más allá de eso existen otros puntos relevantes a destacar de esta paquetería. A continuación los repasaremos, en conjunto con otras características principales.

La interfaz

Uno de los puntos más fuertes que tiene y que sin dudarlo le hace incapié en comparación a sus competidores es su interfaz gráfica. Al iniciarlo por primera vez, nos da la opción de elegir qué estilo queremos que tengan las aplicaciones. No necesariamente a la organización de las barras de herramientas y de menús, si no a la apariencia en si. Una imagen vale más que mil palabras.


Contamos con dos disposiciones y cinco diseños en total para escoger (seis si estamos en Linux). Una de ellas posee una cinta de pestañas, típico de las versiones modernas de Microsoft Office y que otros han calcado. Y si no nos gusta, siempre podemos optar por lo clásico.

Programas

FreeOffice trae un total de tres programas, prácticamente los básicos de cualquier paquete de estas cualidades: un procesador de textos, un editor de hojas de cálculo y un administrador de presentaciones. No es la gran cosa, pero vale la pena mencionarlo.

También podemos decir que existe un cuarto integrante que no está disponible en esta variante gratuita; se trata de un gestor de macros llamado BasicMaker, exclusivo para Windows.

El "WordArt"

Este tipo de herramientas nunca faltan en ninguna ocasión. Que mejor manera de estilizar un título fácilmente y sin tener conocimiento de artista profesional. Claramente no lo llaman como tal, si no con un distintivo casi idéntico que es TextArt, el cual viene incorporado en todas sus aplicaciones. Y por si fuera poco, posee los mismos diseños que el Office de Microsoft.
 
 

Formatos de archivo

Esta suite cuenta con sus propios formatos de archivo; sin embargo, y al igual que su competencia, también soporta los conocidos docx, xlsx y pptx. Al momento de guardar por primera vez, nos deja seleccionar cuál de esas combinaciones queremos trabajar para los documentos que realicemos de aquí en más, pudiendo cambiarlo más adelante.

 
Además, permite exportar mediante los formatos RTF, HTML, OpenDocument y PDF, este último el más requerido para muchos y que no es habitual su presencia.

Compatibilidad y requisitos

Al igual que ocurre con muchas de sus competidoras, es multiplataforma y no solo cuenta con soporte para el sistema de Microsoft. SoftMaker FreeOffice también es compatible con Mac y Linux, este último con variantes en paquetes Debian, RPM de RedHat y un sencillo script en Bash que permite su instalación por pasos.
 
La edición de Windows es de 32 bits y está disponible en las dos arquitecturas. Por el contrario, la de Linux viene compilada en 64 bits, siendo compatible únicamente con sistemas basados en esa. Las mínimas versiones soportadas son Windows 7 o macOS 10.12, y en el caso de Linux podemos ver esos requisitos en este enlace. Sea como sea, en el sitio oficial puedes encontrar toda esa información de forma más detallada.
 

No hay comentarios:

Comentarios irrespetuosos o sin relación con la temática de la entrada serán eliminados.