Se acerca el final de Windows 8.1

viernes, 24 de junio de 2022

Al igual que ocurrió hace dos años con Windows 7, ahora los días contados están siendo trascendentes para Windows 8.1. Cuando ya nos habíamos olvidado del momento donde Microsoft dejaba de actualizar definitivamente aquel gran lanzamiento (conocido por muchos como el nuevo XP) parece ser que en un futuro muy cercano le tocará a uno de sus sucesores.

Así como lo dejé escrito en el título, a Windows 8.1 solo le quedan unos meses de vida. Esto implica que su último soporte vigente (el extendido) finalizará el próximo 10 de enero de 2023; a partir de esa fecha no se publicarán más actualizaciones de seguridad ni de revisión de bugs, como en cualquier entrega.

Su recepción en el mercado

Es bien sabido de que Windows 8.1 surgió a partir del controvertido Windows 8, el cual se prestaba a una especie de actualización para tratar de subsanar la mala crítica, trayendo de vuelta el botón inicio (sin menú) e incorporando otras herramientas. Entre eso, y la posterior llegada de Windows 10 que complementó esos errores lo repercutió por completo.

Según Statcounter, en mayo de 2022 esta versión reportó una cuota de mercado de 3,06%. Supera por dos puntos y medio al XP, pero está muy por debajo del 7 que con 13,03% se consolida como la segunda más utilizada.


Mediante la misma fuente, podemos ver cómo ha cambiado la línea de uso con el transcurso del tiempo. El pico más alto al que llegó Windows 8.1 se dio en julio de 2015, donde logró posicionarse como la segunda más usada, llegando a superar el 19%. A partir de ese entonces comenzó a bajar lentamente.

Estas dos situaciones dejan en claro que esta versión nunca ha sido muy significante para los usuarios en general, y aquellos que lo llegaron a usar la gran mayoría ya migraron su sistema operativo.

Las alternativas tras el final

Si eres de aquellos que lo siguen usando, pues está más que claro que tú decidirás el rumbo de la máquina. O actualizarte a un lanzamiento más reciente, o seguir con el mismo y pasar por alto los inconvenientes que arriven a largo plazo. Hasta puedes aprovechar la oportunidad para probar una distro de Linux y sustituirla en su lugar (realizando una copia de seguridad previamente, a no ser que te sea indiferente la pérdida de datos).

No hay comentarios:

Comentarios irrespetuosos o sin relación con la temática de la entrada serán eliminados.